15 de septiembre del 2018

IMG_4107

Septiembre va dejando atrás  el sofocante calor de los meses centrales del verano. Un ambiente que invita  a pasear por las lomas de los páramos. La soledad  del lugar inspira espiritualidad al contemplar el extenso horizonte de espacios abiertos, en un silencio roto por el trino de algún pájaro  o   el rugido del viento.

Sabinas rastreras generan un ecosistema propio. Se va extendiendo horizontalmente. Una inmensa copa de arbol pegado al suelo resguarda  su interior de la crudeza que azota a estas lomas, también recoge  y acumula suelo fertil del que carecen las asperas piedras que forman el suelo de estas tierras.  Dentro de este refugio germinan semillas de pequeñas plantas, también de  algún  pino silvestre, que conforme crezca  y su copa  extienda la sombra se ira apoderándo del espacio, desplazando a la amiga que le dio cobijo en los años de juventud; sin ella seguramente no habría podido sobrevivir.100_3873

Cuando estas tierras se pastaban, los pastores procuraban que la sabina rastrera no creciera  y el espacio lo ocuparan hierbas. Hoy no es así y el espacio vuelve a recuperar la tipología llamada de piel de pantera. En una u otra situación, no obstante, estamos hablando de la psicosfera: vivimos  en espacios donde la influencia cultural aportada por homo sapiens impregna de aspectos fundamentales para su existencia. Para comprender este nuevo término os recomiendo  la lectura de su libro catoce días  del biologo  Antonio Machado Carrillo.

Durante estas semanas de Septiembre  también me he dedicado a mi ahijada la planta Erodium celtibericum, dentro del proyecto RESECOM del Instituto Pirenaico de Ecologia-CSIC. Las favorables condiciones ambientales de este año le han ayudado a dar fruto, al nacimiento de nuevas plántulas, a que apenas algunas matas hayan muerto o se vean marchitas. Lo hemos detectado al visitarla y también al trasladar los resultados al gráfico que acompañamos. Es una planta con ejemplares vetustos, que sobreviven año a año para esperar el momento favorable de un año  en que  sus semillas encuentren  posibilidades de hacer  brotar una nueva vida, en ocasiones junto a otra planta, con la que comienza a crecer hasta desarrollar una estructura común que les ayuda a resisistir los avatares del duro invierno en estas cimas donde solo abigarrarse al suelo ayuda a resguardarse de su envite.

NUEVAS PLANTAS

demografia erodium

Seguramente este ha sido el último censo de mariposas que voy a realizar esta temporada. El tiempo sigue tormentoso pero esta mañana ha sido un día excelente para disfrutar de este campo. Todavía es verano, pero parece apagarse la vitalidad de la flora avecinando el otoño que llega. Temperatura entre 18 y 21 grados centigrados, sin apenas viento y sol que anima a las pocas mariposas a volar.  Hemos censado 39 ejemplares en vuelo de 16 especies:   Colias alfacariensis, Colias croceus, Pieris rapae, Argynnis pandora, Issoria lathonia, Hipparchia semele, Hipparchia statilinus,  Lassiomata megera,  Aricia cramera,  Lysandra albicans, Lysandra caelestissima, Polyommantus icarus, Polyommatus dorylas,  Hesperia comma, Pyrgus cirsii y Carcharodus alceae.

Como todos los años, surgen dudas en la identificación de algunas especies. Este año, tras los comentarios del  profesor Miguel Lopez Munguira, quien nos coordina y ayuda en nuestra colaboración en el proyecto nacional, nos surge la duda de si hemos identificado correctamente la Hyponephele lupinus. Esta mariposas  es díficil que conviva con Hyponephele Lycaon, más adapatada a la altitud de este trayecto. Recapacitando creemos que  la hemos cnfundido con la Maniola Jurtina.  Una duda, que intentaremos resolver el próximo año.

Los resultados anuales,  como se observa en el gráfico donde hemos volcado los datos obtenidos a lo largo de estos últimos cinco años,  continuan dando a este lugar un valor  en biodiversidad de mariposas. Creemos, que seria necesario  generar  pequeñas reserva botánicas, donde garantizar sobrevivir a las singularides comunidades de flora que viven en este monte del Gobierno de Aragón. Una biodiversidad muy vinculada a una cultura silvo-pastoril, que deberiamos conservar, aún siendo  díficil  cuando estos pueblos se despueblan y es una realidad el descenso de la actividad vinculada a la ganadería extensiva.

 

imagen

ESPECIES MARIPOSAS

2 respuestas a “15 de septiembre del 2018

  1. Ángel admirable tu trabajo y dedicación. En mi caso me toca aprender, en alguna caminata compartida, sobre la importancia de toda la vida que nos rodea y su importancia en nuestro medio ambiente. Desde la lejana o cercana Patagonia Argentina, un saludo muy grande y gracias por compartir tus conocimiento y fomentar la lectura de muchas inquietudes y temas que surgen en los encuentros con vos. atte. Jorge Evrard A.

    Me gusta

    1. Gracias por tus palabras Jorge. Ya sabes, que en unos días parto a descubrir esas tierras de Sudamerica, no vuestro país, en esta ocasión, pero si el vecino donde tienes tu identidad. La geología separó los continentes hace años y genero nuevas especies, con las que espero encontrarme para conocer. Las tierras separadas han sido unidas por la humanidad, y ojala que esas fronteras que los oceános elevaban, seamos capaces los hombres de romperlas para lograr un mundo mejor.

      Me gusta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s