COLLARON DE RECUERDOS

Con las manos untadas de grasa de caballo rozo la piel de este viejo collarón, que quedó reseca tras años de olvido en el granero.

Vinagre y sal ahuyenta el oxido de las campanas de bronce. La química hace brillar de nuevo esta pieza, como cuando lo limpiaban para lucirlo la caballería en días de celebración.

Su sonido nunca se perdió. El que transmite el recuerdo de la historia vivida.

Afloran voces que se entremezclan para hablar cada una del vínculo que las une.

Todavía serán necesarias más horas de trabajo para recuperarlo

Aún más para recoger las vivencias curtidas como el cuero.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s