I. JUSTO. veintitrés de febrero de mil novecientos ochenta y uno

Siento el frío. El cuerpo avisa de la llegada del invierno. Se entumece como cuando llegaba el día de Todos los Santos. El ánimo se sobrecogía con la llegada de las cortinas de matacabra, que cerraban a su paso la vista de los lejanos horizontes divisados días antes desde los collados; preludio de las primeras [...]