ARAUCANIA

 

IMG_5382

El vuelo nacional entre Santiago y Temuco apenas ha durado una hora y media. Nos despertamos cuando el avión comienza a descender. Al llegar a la región  Araucania contemplamos una superficie llana, con pequeños cerros. Muy poblada de árboles, que en su mayoría deducimos son cultivos forestales de Pinus Insigne y Eucaliptus, porque hay continuas calvas de talas a hecho derivadas de su explotación industrial. Al Estecontemplamos  La Cordillera, con la mirada en los conos volcánicos que están cubiertos de nieve.

Desde el aeropuerto atravesamos los últimos tramos de las grandes avenidas de la extensa ciudad para dirigirnos hacia el Oeste. La carretera cruza por el centro pequeñas ciudades y pueblos alargados, son construcciones de madera en calles de organización geométrica. En el campo pequeñas comunidades Mapuches identificadas por su bandera de los pueblos indígenas y la organización más agrupada de las casas. Nos dirigimos hacía Nueva Imperial, a escasos kilómetros se encuentra Almagro, el pueblo donde se localiza el hostal donde hemos reservado alojamiento para estos días, El Rincón de los Poetas.

Al llegar  y cruzar el río Cautín por  el puente ubicado a la entrada del pueblo, encontramos un entorno rural, en torno a una gasolinera y alguna pequeña tienda de comestibles; una barriada rodeada de campos de cultivo. El asfalto de la carretera desaparece cuando nos adentramos hacía el  interior.

Nos recibe Dalia, quien lleva la gerencia del Hostal. Un placer conversar con ella, nos aporta una  presentación de la zona donde vamos a vivir estos días. Educadora ambiental y dinamizadora de las mujeres locales, es una mujer comprometida con este territorio y con su gente, un lugar donde no nació, su familia se desplazó desde Santiago al Sur tras el golpe militar de 1973.

Al día siguiente, siguiendo sus recomendaciones, las que nos dio durante la rica cena tradicional que nos preparó, nos dirigimos a Puerto Saavedra, conocido originalmente como “Konün Traytrayko leufu” (traducido del mapudungun “el río que corre cantando” o “la melodía que hace el río cuando suena”), en relación a su emplazamiento frente a la desembocadura del río Imperial (Traytrayko leufu).

Hemos descansado durante la noche, ha sido nuestra primera noche durmiendo en una casa de madera con calefacción y baño, acogedora. Al levantarnos teníamos preparado un desayuno que nos da fuerzas hasta la hora de comer, que nos ha tramitado en una cocinería de Nehuentúe.

Estamos en una zona colonial con apenas un poco más de un centenar de años de ocupación blanca, desde que fueron establecidas con un claro intento de suplantar a las comunidades Mapuches, que hasta entonces habían logrado evitar los intentos colonizadores. Desde Carahue el río Imperial era navegable y trasladaba al Puerto Saavedra cereales producidos en el interior. El terremoto de Valdivia de 1960 afectó a la orografía del lugar y originó cambios que hicieron perder el protagonismo al comercio con el que los colonos blancos llevaron la cultura occidental al lugar.

IMG_5390Para llegar a la Playa debemos atravesar el rio Moncul, a través de una barcaza que asegurada a un cable se encarga de cruzar ganado, y personas de una orilla a otra. Es un lugar tranquilo, apenas unas casas de comunidades Mapuches y pequeñas casetas para quienes en verano acuden al lugar. En la cocinerías de Nehuentúe, restaurantes cooperativos de las mujeres de pescadores, comemos choritos y empanadas acompañados de un vino blanco. Nos fijamos en la fortaleza de la mujer chilena como fuerza para sacar adelante la economía familiar.

Se mueve el viento y no nos atrevemos a cruzar de nuevo en la barcaza que desde aquí nos lleva a Puerto Saavedra, por lo que damos un pequeño rodeo para cruzar por un puente el río Imperial. Puerto Saavedra es una zona de playa en proceso de recuperar de nuevo un protagonismo que el terremoto les arrebato, apostando por el turismo.

IMG_5391Por pista infernal de cantos rodados, muy transitada por camionetas y coches de las comunidades mapuches que viven en esta zona en torno al lago Budi, su nombre significa ‘perdiz o agua estancada’ y es una albufera -laguna formada con agua del mar-. El paisaje es impresionante. En las aguas tranquilas de la laguna vemos por primera vez Cisnes de cabeza negra. A lo largo del camino  observamosexplotaciones agrarias y ganaderas gestionadas por Mapuches, en cuyos campos pastan vacas, ovejas y algún rechoncho cerdo. Tememos que el coche no aguante la carretera y el miedo no nos deja disfrutar de este agradable lugar. Finalmente preguntamos y nos recomiendan no continuar. La tarde avanza y retrocedemos de nuevo para por carretera llegar a Puerto Dominguez. Un pueblo turístico muy cuidado, con abundante alojamientos turísticos, que quizás deberíamos IMG_5395haber elegido como punto de partida para conocer esta zona.

Regresamos al Rincón de los Poetas. Dalia nos ha preparado un encuentro con mujeres artesanas que nos muestran sus trabajos de gorros, bufandas, bolsos tejidos con lana, con dibujos tradicional. Estas mujeres artesanas encuentran de este modo una economía para su familia y complementar al trabajo del marido. Incasables guerreras para salir adelante y abrir puertas al futuro.IMG_20181011_151830

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s