MUELLE DE LAS ALMAS / PARQUE NACIONAL DE CHILOÉ

Amanecen las mañanas con  frentes borrascosos que dejan aguaceros constantes. Conforme avanza el día se despeja unas horas, al mediodía, que aprovechamos para recorrer los campos. Al atardecer de nuevo el cielo comienza  a cubrirse y regresa la lluvia. Es ese momento en el que nos retiramos a la cabaña y desde la ventana vemos la ensenada con su marea alta, con las aguas tranquilas, burbujeante por las gotas de agua que caen. Nadando en ella  cientos de gaviotas, cormoranes y otras aves acuáticas. Aprovechando la marea alta, los barcos pesqueros salen de los puertos a faenar. Nosotros encendemos la estufa de leña y caldeamos  la casa, para sentarnos a leer, a mirar por la ventana, a reflexionar un poco lejos de nuestra casa.

Hemos salido  pronto en dirección al Parque Nacional de Chiloé. Es la zona de la Isla que linda con las aguas abiertas del océano Pacífico, su occidente. Hemos llegado a la playas de dunas de Cucao tras dejar la ruta 5 panamericana –carretera principal de la isla- y a través de una carretera secundaria en buen estado -aunque en algunas zonas nos hemos encontrado obras para mejorar el firme y el trazado-  bordeando el Lago Huillinco,   atravesando pequeñas aldeas. Al llegar a las Dunas ,  una suave lluvia  acompañada de un viento que desliza los granos de arena como si ellos mismo fueran la marea que desde el océano llega a la playa. Hemos andado y disfrutado de este paisaje  de gran inmensidad, con un cielo cubierto que va cambiando conforme  se adentran los frentes que llegan.

Después nos hemos dirigido por un pista sin asfaltar, siguiendo  la orilla de la costa hacia el Muelle de las Almas. Es una zona privada donde es necesario  el pago  de unos 1000 pesos para acceder, también hay hemos de abonar unos 1000 pesos para aparcar el choche. No nos importa la tarifa, es una forma de apoyar  una economía local, tan necesitada,  que recibe este dinero del turismo que llegamos para disfrutar del lugar.

Se trata de un acantilado. En su base debió existir una cueva  donde criaban lobos marinos, cueva que desapareció tras el  terremoto  de  1960.   Parece ser que  era lugar donde entregar los muerto al Océano,  en un rito escrito en una tabla de madera, que recomiendo leer por la espiritualidad que transmite. Tras leerla el paisaje te encoje el corazón.

Regresamos de nuevo a los pueblos de la Isla bañados por el agua tranquila  resguardada por  ella misma y localizada en su parte oriental. Chonchi, es uno de sus pueblos,  y  llegamos atraídos por su arquitectura de madera, pero sobre todo para  contemplar  su Iglesia Chilota.

Antes de volver a la cabaña hemos querido acercarnos  a ver Los Palafitos de Castro.  Queremos verlos con la marea alta y la luz del atardecer. Mañana por la mañana volveremos a cercanos para observarlos con la marea baja y la luz de la mañana. Y aquí, como en tantos otros lugares de Chile, nos detenemos a contemplar el arte callejero reivindicando los derechos  de la cultura Mapuche, y al mirarlo, el silencio nos hace pensar en ello.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s