VI. MADEJAS DESHECHAS

Para San Juan cada año había que esquilar las ovejas. Liberarlas de esa costra de fibra enredada con trozos de aliaga, apelmazada de grasa, humedad y suciedad acumulada en el roce de tantas noches de invierno pernoctando en la paridera entre el vaho de su respiración, del calor desprendido del cuerpo y del ciemo acumulado … Sigue leyendo VI. MADEJAS DESHECHAS