EL AUTILLO ORNITOLOGO

 

cropped-autillo4.jpg

 

El autillo (Otus scops) ornitólogo, que acompaña a este blog, es una ilustración del anagrama de OTUS (Ornitólogos turolenses).

El autor de la ilustración es el dibujante turolense Juan Carlos Navarro Castelló. La diseñó a mediados de los años ochenta del siglo pasado para cederla al grupo OTUS como símbolo que acompañaría sus campañas de defensa ambiental.

En torno a 1982 un grupo de jóvenes coincidimos en torno al naturalista madrileño, afincado en Mora de Rubieles, José Manuel González Cano. En torno a este encuentro, aquellos que nos acercábamos a la naturaleza de la mano de los documentales de Félix Rodríguez de la Fuente nos decidimos a legalizar la asociación OTUS. Desde finales de la década de los setenta en todo el país se inscribían y comenzaban a funcionar asociaciones naturalistas, casi todas ellas con un enfoque a la observación de las aves y que solían adoptar el anagrama con el nombre de un animal: ANSAR (Asociación Naturalistas de Aragón), ONSO (Organización Naturalistas Oscenses).

En el mes de diciembre de 1981 se ponía a la venta en los quioscos la revista Quercus. El periodista ambiental Benigno Varillas inició esta aventura que no sólo sirvió para divulgar información de los valores ambientales y de las amenazas que se ceñían sobre el campo de la península ibérica. Quercus fue hilo de comunicación y de formación. Editó varias publicaciones, que nos formaba en derecho ambiental  a autodidactas sensibilizados por la defensa ambiental,  para iniciar denuncias, también para acceder a líneas de financiación e incluso impulso la informatización de las asociaciones y la comunicación vía internet.

Desde el año 1978 España era un país democrático en proceso de normalización para sumarse al resto de la Europa occidental; en 1986 de formalizó su ingreso en la Unión Europea. La Coordinadora de Defensa de las Aves surgida desde la Sociedad Española de Ornitología (SEO-Bird Life) agrupaba al germen de las asociaciones naturalistas. Aunque desde el año 1975 venía funcionando AEORMA (Asociación Española de Ordenación del Medio Ambiente). Entre los fundadores de AEORMA estaban el abogado ambientalista Carlos Carrasco-Muñoz de Vera, el geógrafo Eduardo Martínez de Pisón, el arquitecto paisajista Leandro Silva Delgado o el biólogo Javier Castro viejo. Otros de sus miembros originarios fueron el economista Ramón Tamames, el sociólogo José Vidal-Véneto, el jurista Eduardo García de Enterría, el científico Faustino Cordón, el arquitecto Javier Carvajal o el filósofo José Luis Aranguren. AEORMA   constituía en España el inicio del movimiento ecologista, que en Europa llevaba desarrollándose desde unos años antes surgido para frenar las  políticas de desarrollo de la energía nuclear. Aquellos que veían el ecologismo como un movimiento social en torno a cambiar de hábitos, animados a buscar un modelo de desarrollo con criterios de equidad y sostenibilidad fueron coincidiendo en la coordinadora ECOLOGISTAS EN ACCIÓN. Desde hace escasos años algunos sectores están consolidando el partido político verde EQUO.

En Teruel OTUS ha sido la asociación que principalmente ha canalizado en esta provincia la defensa del medio ambiente. Durante años ha desarrollado programas de educación ambiental, ha presentado alegaciones a proyectos que consideraba amenazaban al entorno natural y a la calidad de vida de los ciudadanos (Minería, Centrales Térmicas de producción de electricidad, Urbanización de la montaña en torno a pistas de esquí…). Sobre todo, ha sido punto de reunión y amistad de gentes sensibilizadas por la defensa de la naturaleza y la búsqueda de otro mundo posible. Casi todas sus campañas  han llevado  acompañadas ilustraciones de Juan Carlos Navarro, que siempre las ha cedido desinteresadamen: posters, pegatinas, ilustraciones en artículos y en revistas que se publicaron los primeros años; algún día deberian recopilarse todas ellas  para  exponerlas, pues suponen por si mismas una recopilación  de la historia del ecologismo en Teruel.

Hemos envejecido aquellos que hace casi cuarenta años nos lanzamos a descubrir y conocer nuestro entorno más próximo, que nos fuimos definiendo como ecologistas. Las arrugas nos han llegado acompañadas de la experiencia con la que reflexionar sobre el lugar y el momento en que vivimos. Ayer, jóvenes, veíamos en la naturaleza el ejemplo de equilibrio y sabiduría, del discurrir una vida estable y en armonía. Hoy, las ciencias que a lo largo de estos años se han ido desarrollando en torno al medio ambiente (Ecología, Economía ambiental, Derecho ambiental…) nos ayudan no sólo a enfrentarnos y a decir “NO” a una forma de explotar nuestro entorno, también a definir qué modelo de sociedad queremos.  Muy probablemente hemos estado muy unidos en quejarnos, alegar, criticar…., y no tanto, no es fácil, en definir  una alternativa que sea sostenible.

Hoy sabemos que los ecosistemas maduros constituyen sistemas capaces de aprovechar al máximo los recursos generando ciclos de reutilización. Pero apenas generan excedentes al exterior con lo que sus componentes son especialistas que dominan el medio sin dejar huecos a nuevos exploradores, que sólo encuentran su oportunidad cuando se produce una perturbación que abre tierras sin dueño donde desarrollarse. Pero las perturbaciones son un permanente en el planeta, lo que ha favorecido la evolución: por una parte, la desaparición de formas de vida y, por otra, el desarrollo de nuevos organismos. Detras de cada alteración las condiciones ambientales cambian y sobreviven aquellos capaces de resurgir del caos. La resiliencia, la capacidad de superar la adversidad no tiene una única fórmula y generalmente abre nuevos caminos donde encuentran una oportunidad aquellos que ocupaban un espacio marginal, su aparición y protagonismo  a su vez  es causa de que los habitat naturales varien.

Somos conscientes que es difícil desaparezca la vida del Planeta mientras éste exista. También de nuestra fragilidad ante los cambios ambientales, algunos de ellos generados por nuestro propio modelo de desarrollo. En la historia del Planeta el hombre apenas lleva existiendo el último minuto, y sin embargo ha sido capaz de generar la sexta extinción, equiparable a las producidas en periodos y tiempos geológicos. Es muy grave la desaparición de ecosistemas y de biodiversidad. Aterrorizante pensar que los cambios acelerados que vienen desarrollándose en el Planeta, el desarrollo de armas atómicas, el agotamiento de los recursos naturales y los riesgos de nuestra sociedad puede llevarnos a la extinción también a nosotros, a la humanidad.

Nuestra capacidad intelectual para generar el nivel de tecnología debiera encontrar fórmulas no sólo para solucionar los graves problemas que estamos generando al funcionamiento de los sistemas ambientales de los que dependemos. También debiera dotarnos de valores sentimentales, de principios de igualdad y equidad que faciliten la forma de organizarse nuestra sociedad.

 

One response to “EL AUTILLO ORNITOLOGO

  1. Como siempre, me sorprendo leyendo algo que siendo prosa, en el proceso de pasar del papel a los ojos, ondula y se llena de sentimientos y de humanidad. Ángel es un proseta, un tío que escribe poesía en prosa. Cómo lo disfruto.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s