EL ARRABAL, ENCRUCIJADA DE CULTURAS

arquillo

En mi barrio han aparecido grafitis racistas, pintados en las paredes de las casas de honestos ciudadanos, que indiscutiblemente no comparten su ruin mensaje.

El Arrabal es un barrio poblado por nueva gente llegada a la ciudad y ubicada fuera de las murallas, ante la incapacidad de estas en dar cobijo y proteger más allá de lo genuino de la Villa.

Por no estar en el Centro y en las miradas de las expectativas urbanas dominantes, continua sin recibir los mismos servicios que otros ciudadanos “llamémosles de primera”.

Junto a labradores y trabajadores han convivido Gitanos. El Barrio Pomencia, todavía con muchas carencias de servicios, parte de ello es responsabilidad de la dejadez del Ayuntamiento y  parte debido a un crecimiento urbanístico anárquico y desordenado, también ilegal, pudiéramos calificarlo actualmente de gueto. Las gentes del Arrabal hemos tenido buena vecindad, sin tener peso especial en nuestras relaciones humanas, la ideología, la religión o la situación social. Hemos crecido sabedores de las peculiaridades culturales de los Gitanos, en el enriquecimiento cultural que supone afrontar de otra manera la vida: relaciones familiares, ritos matrimoniales y un sin fin de costumbres diferentes a las de los payos, pero no por ello menos respetables.

No es normal, que hoy aparezcan estos signos discriminatorios rubricados con símbolos nazis. Comparsa que acompaña el avance de la bandera de la intolerancia y la insolidaridad, que agita Europa, preámbulo de actuaciones violentas. Son un aviso de que existen ciertos fallos en nuestro modelo social. Pensamos, que sus protagonistas son ciertos sectores juveniles faltos de maduración. Incapaces de superar su propia marginalidad desahogan sus frustraciones en el débil, -según ellos “el distinto”-.

Es nuestra obligación dar la voz de alarma. En los albores del siglo XXI, arropar la presencia de nuevas gentes, que procedentes de lugares alejados vienen en busca de una vida mejor, negada en sus países de origen. Defender las diferencias culturales entre los vecinos, un referente ancestral entre la gente que desde sus orígenes viene ocupando los barrios de las afueras de Teruel. En el abandono del Arrabal por parte de las administraciones públicas debe buscarse el germen del surgimiento de estas deleznables pintadas racistas. Barrer de escombros y basura aquellas zonas, que deben ser zonas verdes y viviendas dignas. Abrir puertas al exterior a través de una vía perimetral imprescindible para la ciudad. Son actuaciones para depurar la escoria marginal y seguir luciendo las fachadas con el color de la tolerancia. En un barrio donde la riqueza y diversidad cultural son protagonistas de sus calles, estos aromas deben seguir perfumándolas para garantizar su futuro.

………………………………………………………………

-Este artículo se escribió y público el 21 de Mayo de 2002. Hoy todavía podría volverse a escribir casi literalmente-

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s