DESARROLLO SOSTENIBLE EN LAS COMARCAS DEL SUR DE ARAGON

img_1070

Abrimos las ventanas cerradas durante décadas en la casa vieja de la abuela. Ventilamos los olores de tanto tiempo oscura y volvemos a pintar las paredes enmohecidas por la humedad de la casa deshabitada, sin el calor de la lumbre, sin el olor que lanzan al aire las ascuas arrinconadas calentando viejos pucheros de barro. Pero no tiramos los muebles, los cuadros, tantas cosas y utensilios que hoy no usamos, que quizás no sirvan para nada, pero simbolizan la cultura de quien allí habitó, en la necesidad de tener un referente de identidad.

Las Comarcas del Sur de Aragón son viejas. Mantener los rasgos de su cultura, de su naturaleza, no simboliza anclarse en el pasado, si no un respeto a valores que representan una calidad de vida, que no pueden perderse porque simplemente estemos en la cola del desarrollo.

No por ello debemos dejar de preocuparnos de la naturaleza, de la cultura pasada. Hemos de evitar convertirnos en mentes enturbiadas por el afán de progresar, sin mirar consecuencias. Olvidamos que, al menos sobre el papel, las naciones del mundo plasmaron en Río de Janeiro un compromiso por el desarrollo sostenible, por la conservación de la Biodiversidad; en estos paisajes humanizados, tan cercanos a nosotros, vinculada a las culturas que han ido poblando el territorio. Las Naciones Unidas promulgaron las Agenda 21, como compromisos de las ciudades del mundo por compaginar desarrollo y conservación.

Los pueblos de la hoy provincia turolense, llegan al siglo XXI con un rico patrimonio de cultura y naturaleza, pero solo una reivindicación en sus labios, la generación de riqueza rápida como visión de progreso. Quizás en su agonía de desaparecer, con una población envejecida, no sólo física sino en mente, tal vez porque en sus calles ya no corretean niños, han olvidado sus gentes el orgullo de valorar la riqueza de sus paisajes.

El amor por la tierra se pierde como las historias que los abuelos siempre trasmitieron a sus nietos. En ese victimismo de perdedores olvidamos, que llegamos al siglo XXI con la capacidad de lograr compatibilizar desarrollo con conservación, del medio ambiente y de los recursos, precisamente porque los tenemos a ambos. Los pueblos de las Comarcas de Teruel deben afrontar el reto, al igual que ha hecho una provincia como Soria, de comprometerse en fundamentar su desarrollo dentro de la sostenibilidad, consensuando y aprobando Agendas 21. Pero no solo con la vista puesta en poner el capazo para recibir subvenciones, no olvidemos pensar en el futuro, que solo es posible si garantizamos las condiciones para seguir existiendo en estas tierras.

………………………………………..

Publicado el 20 de abril de 2001 – Camarena de la sierra

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s