SETENTA AÑOS DESPUES

 

imgp3237

Estos amaneceres de agosto, recorrer los rastrojos recién segados y pisar las cañas de cebada humedecida con el rocío  recupera olores  que hace años  impregnaban las eras de los arrabales de Teruel cuando se amontonaban haces de cebada, que los zagales convertíamos en castillos de heroicas batallas de la guerra de la que solo conocíamos las hazañas transmitidas por películas y cómic;  el silencio impuesto por el temor marco un vacío histórico  en la generación que nacimos después, cuando el régimen abría puertas al exterior y el país recuperaba  de nuevo la economía.

Pero entre sabinares, bancales y pinares  sigue impresa la crueldad de la guerra civil que comenzó hace setenta años. Restos de metralla, parapetos de piedras, trincheras  excavadas a pico  y pala sobre las lomas de Corbalan y Castelfrio, hoyos abiertos por explosiones de mortero o bombas de la artillería y aviación,   señalan que aquí se enfrentaron dos bandos para  fijar posiciones  desde donde definir la ocupación y posterior pérdida de la ciudad de Teruel por la Respublica, allí donde el río Alfambra corta el valle; y  ello supuso la  muerte de muchos, la vida destrozada de la mayoría. El silencio  roto por el viento, que casi siempre otea en este lugar, que la toponimia  propiamente llama como Castelfrio,  conserva voces, gritos y lamentos de quienes en el ardor de la batalla, en la lucha por sobrevivir arrinconaron sentimientos de humanidad ante  el ritmo que marcan las ráfagas, las marchas marciales, las ordenes de mandos.

Soy de una generación que vivió el adoctrinamiento de los vencedores  y el silencio de tu alrededor  para hablar de esta época. Este año aniversario de la II República -no se quien ha marcado  el toque de ruptura de este silencio-,  ha significado recuperar la historia perdida, entregar la dignidad a todos los que sufrieron estos momentos, poder hablar de la barbaridad de una guerra sin temor a con ello provocar otra.

Estos restos del paisaje mantienen viva la memoria. Como se mantiene entre  los hombres y mujeres que derrotados sufrieron cárcel y tortura, exilio,  para romper mitos y leyendas creados en torno a  ellos, presentándose como personas que se vieron inmersas sin quererlo en un odio que se extendió por todo el país. Y lo más increíble es que  a pesar del tiempo, a pesar del sufrimiento, su voz  transmita humanidad, solidaridad, amor a la vida; que sigan creyendo en los poderes públicos cuando estos representan a los ciudadanos y constituyen la garantía  para fijar el interés público  pensado en valores sociales, siempre dentro  de un estado de derecho. Quien pretendió que la victoria  supondría borrar la historia, se equivocño, la historia esta ahí y nosotros para conocerla.

Publicado el 16 de Agosto 2006 – Castelfrio

 …………………………………………………….

La violencia solo engendra violencia

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s