TIERRAS ALTAS DEL MAESTRAZGO

IMG_4142

Durante esta primavera lluviosa he tenido la fortuna de recorrer junto al  Grupo Alpino Javalambre las altas tierras del Maestrazgo. Territorios de la antigua  Baylia de Cantavieja: Barranco de la Tosquilla y Rambla de las Truchas, río de la Cuba, barranco  de  Santa Ana, que este año andan preñados de agua. Tierras  surcadas de coladas, cordeles, azagadores,  cañadas, chozos de piedra seca en una paisaje parcelado por paredes de losas, que estructuran predios con vocación ganadera.

Torres defensivas de masías  indican que en estos lugares de frontera  debieron desarrollarse crueles batallas, también cuadrillas de bandoleros que rondaban por la sierra y de los que había que protegerse,  que han marcado el carácter de sus pobladores. Sus gentes estan  acostumbrados a salir solos de las dificultades de un medio hostil.

Desde el inicio de la revolución industrial la despoblación se ha cebado aquí. Al ritmo que se abandonaron los telares y molinos vinculados a la manufactura de la lana, desaparecieron los inmensos rebaños de ovejas, comenzaron  a caer las tapias de los linderos,  también se han abierto camino carcavas en las veredas,  y tristemente se han comenzado a hundir  los techos de las masadas. El carrascal y el boj han recuperado los territorios  perdidos que les robo el ganado y alli han retornado como nuevos moradores la cabra montes, los corzos y jabalies.

Andando por estas sendas sentimos a cada paso el agua escupida por  una tierra saciada. Aabrevaderos rebosando, barrancos con chorros de agua saltando entre piedras camino de  ramblas  en las que sólo fluye el agua cuando descargan las tormentas estivales,  cuando se convierten en grandes ríos modelando suavidad en piedras agrestes de un lugar montaraz.

Restos de linderos empedrados, edificios en ruinas, campos yermos  comienzan a ser como los fósiles, que  hoy incrustados en la caliza nos hablan de un pasado distinto.

Antes de que se derrumben estas  paredes que sujetan  campos aterrazados ganados a las laderas, hemos podido comprobar  la eficacia del funcionamiento del  trabajo realizados hace siglos con un  gran conocimiento del medio natural. Los huecos dejados entre la piedras de los muros son el desagüe de un complejo sistema de drenajes planificado en el momento de su construcción; estos estos días los vemos rezumando agua, para evitar que revienten por la panza. Nadie repara las improntas que incrusta  la violencia del hielo, el viento o la tormenta. Apenas les quedan días y con ellos se borra la huella de sus constructores. Paisajes artificiales que necesitan del hombre para seguir existiendo.

……………………………………………………………….

Publicado el 17 de mayo de 2004 – Iglesuela del Cid

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s