DESDE EL MIJARES A CABEZO ALTO (1700 m.s.n.m.)

IMGP6642

A lo largo de esta excursión vamos a adentrarnos en un rincón repleto de diversidad natural y cultural. La presencia del hombre es responsable de los cambios que ha sufrido este paisaje. Cambios antaño en que estos campos fueron habitados y cultivados, en masías, y sus bosques roturados y pastados. Cambios hoy que cuando entre las huellas que dejó el hombre (campos, caminos, muros de piedras, viviendas) retorna el bosque a su estado silvestre. Un bosque no muy distinto al que aquí ha existido en los últimos 500 años, si nos fijamos en la edad de encinas y sabinas albares centenarias, que han quedado como testigo vivo del pasado, que aún perviven en el presente. Junto a la acción del hombre, el impacto de las fuerzas naturales moldeando un paisaje repleto de plegamientos geológicos y de calizas rajadas por el curso de un río, El Mijares, que jalona rumbo al mar.

Ascendemos a Cabezo Alto y conforme subimos la vegetación del hondo es relevada por pinares, primero laricios y después silvestres, allá por encima de los 1300 metros en que estas coníferas son las reinas del lugar, junto a sabinas rastreras capaces de aguantar el azote del viento en tempestades invernales y subsistir ante la falta del agua en el estío, donde las calizas absorben todo vestigio hasta sus entrañas, allá donde aflora la fuente.

Desde la panorámica de cabezo alto, descendemos hasta la fuente del tejo. La toponimia no nos engaña y veremos una pequeña familia de estos árboles mágicos para algunos y escasos para todos.

Siguiendo los estrechos del río hundiéndose entre la piedra, entre el sonido del agua brincando las rocas y el del viento azotando los pinares en las crestas, retornamos allá donde iniciamos el trayecto, donde la depresión de un paisaje suave, permitió asentarse a las gentes que en otros tiempos, con otras formas vivieron en estos lugares, según vamos observando mientras caminamos por una cabañera, marcada en sus lindes por muros de piedra.

…………………….

Desde el Mas de la Cañada siguiendo la pista hasta los estrechos del Mijares (aproximadamente un kilómetro de  recorrido, que haremos,  en una medio hora de marcha, saboreando un paisaje en el camino entre el encinar salpicado con sabinas. Descenderemos al río, siguiendo una vieja cabañera marcada con muros de piedra e invadida en muchos tramos por la vegetación hasta localizar un panel interpretativo de la Mancomunidad de Gudar. Siguiendo la pista ascenderemos hasta Cabezo Alto (1641 m.s.n.m). La torre de vigilancia contra incendios nos servirá de referencia, 2 km., 400 metros de desnivel, que realizaremos en aproximadamente 1 hora. Descenderemos buscando la fuente el Tejo, hacía el Norte.. Desde aquí siguiendo la senda a través del río Mijares, superando las hoces ascendiendo a niveles más altos, retornaremos aguas abajo, para ascender hasta la cima, donde buscaremos una vía pecuaria, que nos levará directamente al lugar del inicio donde hemos aparcado los coches.
Desnivel: 400 metros
Recorrido: 8 km.
Dificultad: fácil Tiempo aproximado: 6 horas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s