CON LA MIRADA PUESTA EN BERLIN

 

img_20190410_150758-1.jpg

Hace unos meses realicé un viaje a Chile. En las portadas de la prensa y en los telediarios, también en la radio, ocupan un lugar prioritario  las noticias relacionadas con el papel desempeñado por Rusia para desestabilizar las democracias occidentales, junto a  los conflictos que mantiene para el control de los recursos naturales de  países  como Ucrania u otros de la antigua órbita soviética;  es un germen de desestabilidad. Quizás por ello he  vuelto a leer Encuentro en Berlín de Pepe Rivas. Una sorprendente novela publicada en el año 2013. Su  autor fundó y dirigió la revista libertaria Ajo Blanco en el año 1974.

Su lectura desde un enfoque literario nos hace recordar las novelas con tramas de espionaje de John Le Carré.  Escrita en castellano nos permite acceder directamente a la  versión original. Además rastreando en la biografía del autor, independientemente de que coincidamos o no con todas sus ideas, hemos de reconocerle ser una persona extremadamente culta y coherente;  a lo largo de sus publicaciones nos abre la mente desde posiciones heterodoxas.

Conforme avanzamos en sus páginas nos va marcando un ritmo, como si fuéramos espectadores de  una película, creo que los expertos denominan este estilo literario como thriller. Hay momentos en los que  la ficción nos atrapa hasta el punto de sentir estar  viviendo directamente la acción. El soporte en papel nos facilita  volver a releer o incluso ampliar información buscando  ensayos históricos  sobre los temas que nos va presentando. Cada lector establece su ritmo,  que aconsejo sea lento, capaz de ir asimilando y no  perderse en el laberinto de nombres con raíz eslava, tanto de algunos de los personajes como de las  localidades geográficas.

El protagonista es un joven chileno. Su padre se sospecha que ha participado en  la tortura  de una prisionera en los años del golpe militar  de Pinochet. Ella, su madre, es de origen judío y  llegó a Chile junto a individuos nazis tras la segunda guerra mundial. Enrevesada situación,  como toda la trama de la historia, cuya verdad no se descubrirá hasta llegar al final de la novela.

Su trabajo de periodista   nos introduce en los tiempos  de  la transición  tras la dictadura chilena. Tras el resultado  del referéndum del NO, la concertación de partidos por la democracia fueron  alternándose en el gobierno  para normalizar la situación del país. Para muchos, pese a la recuperación de la democracia, continúo  el control  político por parte de  elites económicas. Las nuevas generaciones  transmiten sensaciones de que  las heridas no se cerraron; nos recuerda a la situación de España, pero hemos de recordar que aquí sigue pendiente el juicio a quienes sembraron el terror desde el Estado tras la consolidación de la dictadura de Franco.

El experimento de economía neoliberal  iniciado por Pinochet,   dirigido por intereses internacionales,   otorga concesiones a empresas multinacionales en el control de importantes recursos naturales del país: minería, explotaciones forestales, recursos marinos, grandes embalses….   Ha supuesto  un injusto reparto de la riqueza, también  desastres ambientales  favorecidos por el Gobierno al  abandonar sus obligaciones de control,  y la perpetuación de la crisis social en la población indígena mapuche. Las poblaciones indígenas, tanto las comunidades que pretenden mantener su tradicional vínculo con la tierra como aquellos que ha optado por integrarse en el nuevo sistema económico y social, han sido las más perjudicada  por la nueva situación del país. El nuevo modelo socioeconómico coloca a Chile  en el ranking de  aquellos países  más desarrollados de Sudamérica, también en el de estabilidad. Esta nueva situación ha supuesto la consolidación de una  clase media  que ha dado respaldo a la transición tras ver favorecidas sus condiciones e incrementar su capacidad  adquisitiva en el  mercado del consumo; el silencio es el precio que ha decidido pagar por ello.

Las críticas a intereses económicos desde la revista ecologista que dirige, es la causa de que deba abandonar Chile en dirección a Berlín. Allí conoce a un cosaco ucraniano vinculado a los servicios secretos y con importantes intereses en negocios derivados del control de los recursos energéticos. Conoceremos a través de esta relación el intrigado laberinto que, desde la caída del muro de Berlín y la desmembración de la URSS, se extiende  por las antiguas repúblicas soviéticas en el control de materias primas como el  gas. Poderosas oligarquías mueven los hilos, inteligentemente  manejados por Rusia en pro de sus propios intereses, poniendo en jaque la estabilidad de los países, algunos de ellos inseguros en la decisión de seguir aceptando la influencia  eslava o acercarse a los paises occidentales  agrupados en la Unión Europea.  Como fondo encontramos  su historia durante  los últimos siglos, un pasado violento con grandes flujos de población, acompañados de genocidios étnicos.

Llegados aquí, hemos de profundizar en la historia de Europa.  Para ello aconsejo  leer a  Tony Judt, al menos su ensayo: Postguerra: una historia de Europa desde 1945. Judt  es un referente para descubrir la hechos acaecidos en la Europa del Este. Las  dictaduras comunistas cerraron las fronteras y la información. Tras  la caída del muro y la disolución de la URSS enfocó su labor investigadora  en acceder a los  archivos para reconstruir  la realidad de este periodo oscuro reciente, hasta ese momento cerrado a historiadores  independientes.

La ruptura de la URSS supuso para la izquierda europea perder  el referente de un modelo socioeconómico alternativo  al capitalismo. Los libros de Tony Judt han sido de gran ayuda para que los escépticos asumiéramos la realidad vivida en los países comunistas. Sin duda nos quedamos huérfanos. Comenzamos un vaivén en torno a la defensa de las identidades y olvidamos la búsqueda de una causa común. Quizás es la consecuencia  de que el proyecto de Unión Europea, pensando en sus ciudadanos, se vaya desinflando  continuamente  agujereado por el crecimiento de nacionalismos y populismos.  Frente a ello  el análisis del historiador judío-ingles afirma, que la cooperación de los países europeos en los 30 años posteriores a la caída de Adolf Hitler da muestra de que el pacifismo y el multilateralismo pueden engendrar una estabilidad y una prosperidad duraderas.

La novela va acercando a los personajes que nos parecían alejados étnica, cultural y socialmente. La diversidad  se encuentra dispersa por toda Europa, siendo un error pretender encajarnos  territorialmente, cuando las fronteras junto a la población han tenido continuos y grandes movimientos a lo largo de los siglos pasados, e incluso mirando hacía décadas muy recientes.

 El texto se mueve con naturalidad  con la  homosexualidad  y bisexualidad. Los valores de las personas, sus virtudes y defectos, no están en función de su opción sexual. En estos tiempos convulsos donde parece aflorar  perjuicios que creíamos apartados de nuestra sociedad, es de gran ayuda encontrar literatura con la que asumir nuestra  verdadera realidad cultural.

Sin pretenderlo he vuelto a leer la novela en vísperas de unas nuevas elecciones  al Parlamento Europeo. Es un momento importante  para dar respaldo a este proyecto de Unión Europea todavía en proceso de consolidación y actualmente con fracturas,  que pueden desembocar en  ruptura. Es importante  encontrar fórmulas para permanecer unidos y mantener viva la construcción de un Estado Federal  bajo los principios de  equidad, multiculturalidad y   garantía de los derechos humanos, capaz de ser referencia para otros países del mundo.

 Las nuevas generaciones no pueden ni deben heredar los errores del pasado. Tampoco deben olvidarlo.  Del recuerdo y la experiencia debe surgir el esfuerzo  para localizar  la senda con destino hacía  una  Europa sustentable desde el punto de vista económico, social y ambiental.

Participar en el proceso electoral no sólo supone dar un respaldo a las democracias. Nuestra elección  puede significar  que la composición del Parlamento permita avanzar hacia uno u otro lado. Es nuestro futuro. Me atrevo a afirmar que somos muchos los que, sin querer borrar nuestras  huellas históricas y culturales, deseamos verlo avanzar orientado  en dirección al  objetivo  de mejorar  la vida de los ciudadanos y las ciudadanas, con el sentido y el bien común como referencia.

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s