LA FONDA ALCALA

 

 

imgp3087

 

 

Cuando regreso  de un fin de semana en un parque tematico de la costa tarraconese, saco tiempo para parar a comer en Calaceite. Varios días de  sobredosis de ocio consumista y comida basura necesitan curarse  comiendo en la Fonda Alcala.

Conocí esta casa de comidas hace más de 15 años,  y el trato dispensado ha sido igual de excelente cuando en aquellos años  accedía con mi novia, hoy mujer, al que hoy  recibo cuando  llego con mis hijos.

Han cambiado las caras y el anciano dueño, ya no se acerca a sentarse a la mesa y aconsejarnos a elegir la comida, sin duda sus años se lo impiden,  pero su hijo y los profesionales, que hoy llevan el restaurante, dispensan la misma hospitalidad. En esa casa no hay distinción entre sus variados clientes,  turistas, viajantes, ilustres autoridades e intelectuales que no han escateado elogios al escribir del lugar.

Sentado en la mesa, mirando hacia fotos antiguas  colgadas, sabores, olores y sonidos te trasladan  al hogar de  masias donde el único pescado que llegaba era el arenque y el bacalado salado, a días fríos del inicio del invierno bareando olivas en las vales del Bajo Aragón, a días de caza de perdices y conejos por extensos campos de romero y aliaga,  a gentes con la cara curtida de sol y frio acompañados por las ovejas y el cierzo azotando.

Cuando  casi furtivamente vemos a su dueño, sentado en su mesa camilla en una pequeña sala cercana a la cocina, nos emociona tener en frente a una buena persona, capaz de levantar un negocio como el suyo con la satisfacción de sentir felices a sus clientes. Intuimos por entrevistas que hemos leido,  que  larga vida ha estado repleta de inquietudes, su amor a la fotografia y sobre todo a su pueblo. En su humildad y sencillez, tambien en la bondad, inteligencia y laboriosidad,  esta la grandeza de su persona, como en esos mismos valores esta su exquisita cocina.

Esos son los valores que pretendo que conozcan  mis hijos cuando entro con ellos a la Fonda Alcala,   y por supuesto sientan los variados sabores de una cocina tradicional, sana y variada, que ofrecen sus fogones, bajo la mano hospitalaria de  sus dueños atalantando a los clientes. No nos sorprende que  este hombre, hoy anciano, se  sienta orgulloso de su vida.

…………………………………………………..

Publicado  el 6 de noviembre de 2004 – Calaceite

 

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s